Biodiversidad en peligro en México

Biodiversidad en peligro en México
Los Estados Unidos Mexicanos se caracterizan por poseer ecosistemas diversos y muy ricos en lo que a fauna y flora se refiere (siendo muchos los organismos endémicos y exclusivos de la zona); sin embargo, éstos en ocasiones son objeto de descuido, excesiva caza y condiciones amenazantes. Estas situaciones han convertido a muchos animales y plantas en especies vulnerables, amenazadas, en peligro de desaparecer y hasta extintas en ocasiones.

Debemos recordar que, para que los ecosistemas estén en un adecuado estado, es necesario que sus elementos orgánicos e inorgánicos estén en balance. Si algún ser o factor sufre alguna alteración (ausencia, mutación, disminución o aumento) a la larga todo el habitat lo resentirá, quedando a su vez expuesto a desaparecer.

Especies en México

La lista de animales, plantas y hasta hongos que necesitan protección en México es enorme. Actualmente comprende poco más de 200 especies, y las que ya están extintas en nuestro país son de aproximadamente 30 distintos animales y un indeterminado de flora. De los ya desaparecidos sin lugar a dudas el más famoso es el Lobo Mexicano, pero también podemos citar al Carpintero Imperial, la Paloma Viajera, el Cisne Trompetero, diversas carpas (Narizona, Del Paso, Del Chamizal, etc.), el Tecolote Enano y la Foca Monje Caribeña.

Sobre las especies que se encuentran amenazadas, hay que mencionar que se clasifican según el estado actual de su población, extensión de habitat y otros factores de la siguiente manera: “Vulnerables”, “En peligro” y “En Peligro Crítico” (siendo las Vulnerables las de menor estado de afectación y En Peligro Extremo las de mayor). De entre la lista de seres amenazados resaltan: la Vaquita Marina, el Jaguar, el Oso Negro, la Tortuga de Bisagra, el Perico de Socorro, el Conejo de los Volcanes, la Rana Arbórea, el Mapache de Cozumel, el Colibrí Coqueta de Guerrero, el Cocodrilo, el Águila Arpía, el Berrendo y el Tapir.

La Norma oficial mexicana de hecho es la que establece las formas de protección para el medio ambiente, además de que es precisamente en ella (y en sus diversas actualizaciones) donde podemos encontrar el listado oficial de especies en protección. En los apartados relacionados a cuestiones ecológicas podemos encontrar que el listado nos indica que los seres más amenazados (por el tráfico ilegal principalmente) son las aves (unas 75), seguidas de los peces (aproximadamente 70) y luego los mamíferos (43 en teoría).

Sin embargo debemos pensar en estos datos como un estimado de la realidad, pues como ya se mencionó antes, ya hay más de 30 especies extintas y hay que tomar en cuenta que muchas veces, al desaparecer una especie, se lleva hasta 10 más con ella, algunas de las cuales nunca fueron catalogadas o descubiertas.

¿Por qué peligran?

Prácticamente todos conocemos las razones por las cuales son afectados los seres vivos. El principal de estos factores es la destrucción, modificación y contaminación de su habitat. Los ecosistemas son destruidos muchas veces para que obtengamos beneficios. Los bosques y selvas son talados sin que nadie se tome la molestia de reforestar, lo que también provoca erosión, exposición de los organismos a los elementos y a los depredadores. También, en ocasiones, la necesidad de expandir los cultivos y las áreas para pastar, provoca la destrucción de los habitats. De igual manera, la industrialización de la zona acarrea graves consecuencias para la zona si hace descuidadamente, ya que son muchas las fábricas que siguen vertiendo sus desechos directamente al medio ambiente.

Otra de las causas de que se vea reducida la biodiversidad, es la caza y la captura excesiva. Cuando se procede a cazar una especie, en muchas ocasiones se tiende a no respetar sus períodos de reproducción y se le mata sin piedad. Existe, por si fuera poco, un muy lucrativo mercado negro en demanda de animales exóticos para fines decorativos (¡recuerden las residencias de los narcotraficantes que poseían zoológicos en su interior!). Es escabroso el dato de que ni siquiera el 30% de los animales capturados llegan vivos a su destino.

Esfuerzos de protección

Obviamente el primer paso para proteger a una especie en peligro, es detectar que está amenazada. Aquí el trabajo de los biólogos es fundamental. Después se ponen frenos a los procesos que estén reduciendo su número, y se le cataloga como “Protegida” para evitar que se siga con este proceso. Algunas veces son zonas enteras las que se declaran como “áreas protegidas” para la conservación de todos los seres que ahí vivan y se restringe (o se prohíbe definitivamente) la entrada a los humanos y a la industria. Sin embargo, para tener la oportunidad de apreciar estos lugares, se ha fomentado el ecoturismo, el cual es una práctica que deja ver este tipo de zonas sin que sufran alteraciones.

Aún así es mucho lo que nos falta por hacer, y como seres conscientes de nuestros actos, ¡debemos esforzarnos no sólo por preservar el medio, sino por ayudar a su recuperación!

Artículo Producido por el Equipo Editorial de "Explorando México".
Copyright Explorando México, Todos los Derechos Reservados

Artículos Relacionados
Videos populares
El Lobo Mexicano y su posible extinción

El Lobo Mexicano y su posible extinción

Un animal sin duda bello, este canino, que antiguamente ocupaba un vasto territorio que comprendía los estados del sur de E.U. y las sierras mexicanas, es la especie más pequeña de lobo que existe. Leer más>>



Los 5 lagos más grandes de México

Los 5 lagos más grandes de México

Los cuerpos de aguas interiores en México son de una gran relevancia, tanto por su pasado al haberse asentado en sus cercanías esplendorosas culturas como por su calidad de proveedores del vital liquido. Leer más>>



El Ámbar Mexicano

El Ámbar Mexicano

Esta piedra semi-preciosa ha alcanzado el reconocimiento de ser uno de los productos de exportación más cotizados por la magnífica calidad del mismo. El ámbar mexicano como tal es resultado de la fosilización de la resina de las plantas conocidas como Guapinol (una leguminosa) de hace entre 22 y 25 millones de años. Es apreciada desde los tiempos prehispánicos. Leer más>>

Suscríbete y comparte